El eterno espíritu infantil: explorando cómo nuestra infancia nos acompaña en cada etapa de la vida

espíritu infantil

El eterno espíritu infantil: explorando cómo nuestra infancia nos acompaña en cada etapa de la vida

Desde que nacemos, llevamos dentro de nosotros un espíritu infantil que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida. Ese sentido de asombro, curiosidad y alegría que experimentamos durante nuestros primeros años tiene un impacto significativo en nuestra forma de ser y actuar.

A medida que crecemos, es importante reconocer y nutrir ese espíritu para mantener viva nuestra esencia. En este artículo, exploraremos cómo nuestra infancia nos influye en cada etapa de la vida y cómo podemos empoderarnos a través de nuestra conexión con esos recuerdos.

La influencia de nuestra infancia

La infancia es una etapa llena de descubrimientos y aprendizajes. Durante esos años, nuestra mente es una esponja que absorbe todo lo que nos rodea. Las experiencias y las interacciones con el entorno moldean nuestra personalidad y nuestras percepciones del mundo. A medida que crecemos, llevamos con nosotros esos recuerdos y emociones, y continúan influyendo en nuestras acciones y decisiones.

Es común que, en momentos de adversidad o desafío, recurramos a nuestros recuerdos de la infancia en busca de fortaleza y motivación. Recordar cómo afrontábamos los obstáculos cuando éramos niños puede ser una fuente poderosa de inspiración. La inocencia y la valentía que teníamos entonces pueden recordarnos que somos capaces de superar cualquier obstáculo que se presente en nuestras vidas adultas.

espíritu infantil
llevamos dentro de nosotros un espíritu infantil que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida.

Como es el caso del estudio de Resiliencia de Emmy Werner, la Dra. Emmy Werner realizó un estudio longitudinal en la isla de Kauai, Hawái, conocido como el Estudio de Resiliencia. Durante más de 30 años, siguió la vida de un grupo de niños que habían experimentado factores de riesgo, como la pobreza, el abuso y el estrés familiar.

Sorprendentemente, descubrió que aproximadamente un tercio de estos niños lograron superar sus circunstancias adversas y tener una vida exitosa y saludable en la adultez. Werner identificó que la clave de su resiliencia radicaba en las conexiones positivas que habían tenido con personas significativas en su infancia, como maestros, familiares o amigos. Estos vínculos les proporcionaron un sentido de apoyo, amor y valentía que les ayudó a enfrentar y superar los obstáculos a lo largo de sus vidas.

Igualmente el estudio de la imaginación y la creatividad en los niños, realizado por el Dr. George Land y Beth Jarman, este estudio examinó la evolución de la creatividad en los niños a medida que crecían. Los investigadores descubrieron que los niños tenían un nivel extraordinariamente alto de capacidad creativa a los cinco años, pero a medida que avanzaban en el sistema educativo, su creatividad disminuía drásticamente.

La conclusión clave del estudio fue que los niños tienen una capacidad innata para enfrentar obstáculos y encontrar soluciones creativas. Sin embargo, a medida que nos convertimos en adultos, tendemos a perder esa inocencia y valentía que nos permitía abordar los desafíos de manera imaginativa. Este estudio destaca la importancia de recordar nuestra capacidad de afrontamiento infantil y cómo podemos recuperar y nutrir esa creatividad para superar los obstáculos en la vida adulta.

Estos estudios nos demuestran que nuestra infancia tiene un impacto duradero en nuestra capacidad para afrontar los obstáculos en la vida adulta. La resiliencia, la valentía y la creatividad que teníamos cuando éramos niños pueden ser una fuente poderosa de inspiración para superar los desafíos actuales. Al recordar cómo afrontábamos los obstáculos en nuestra infancia, podemos reconectarnos con esa fortaleza interior y recordar que somos capaces de superar cualquier adversidad que se presente en nuestras vidas adultas.

Conectarse con nuestro espíritu infantil

Conectarse con nuestra infancia puede ser un proceso emocionalmente enriquecedor y nos permite reconectar con nuestra esencia interior. Aquí tienes algunos ejercicios que pueden ayudarte a conectarte con tu niñez:

  • Carta a tu yo de la infancia: Siéntate en un lugar tranquilo y escribe una carta a tu yo de la infancia. Expresa tus pensamientos, emociones y recuerdos. Puedes compartir tus sueños, las cosas que te gustaban hacer y los momentos felices que viviste. Permítete reconectar con la inocencia y la alegría que tenías cuando eras niño/a. Esta carta puede servir como un recordatorio de la persona fuerte y valiente que eras y cómo esos atributos todavía están presentes en ti.
  • Actividades creativas: Dedica tiempo a actividades creativas que solías disfrutar cuando eras niño/a. Puede ser pintar, dibujar, hacer manualidades, construir con bloques o jugar con plastilina. Estas actividades pueden despertar tu imaginación y ayudarte a reconectar con la espontaneidad y la libertad de expresión que tenías en la infancia. Permítete sumergirte en el proceso creativo sin preocuparte por los resultados, simplemente disfruta del momento presente.
espíritu infantil
A medida que crecemos, es importante reconocer y nutrir ese espíritu para mantener viva nuestra esencia.
  • Revive juegos de la infancia: Recuerda los juegos o actividades que solías disfrutar cuando eras niño/a. Puedes reunirte con amigos o familiares que compartieron tu infancia y revivir esos momentos. Juega a las escondidas, saltar la cuerda, jugar a la rayuela o cualquier juego que solías amar. Esta experiencia te ayudará a traer de vuelta la diversión, el entusiasmo y la conexión social que experimentabas en esos momentos.
  • Álbum de fotos y recuerdos: Toma tiempo para revisar álbumes de fotos antiguos, diarios personales o cualquier otro objeto que te conecte con tus recuerdos de infancia. Observa las imágenes, lee tus pensamientos y emociones escritas en aquel entonces. Esto te permitirá recordar momentos especiales, las personas que eran importantes para ti y las experiencias que te moldearon. Revivir esos recuerdos te ayudará a conectar con tu niño/a interior y a apreciar cómo han influido en tu vida actual.

Recuerda que estos ejercicios son personales y puedes adaptarlos a tus propias experiencias y preferencias. Lo importante es permitirte reconectar con tu infancia, nutrir tu espíritu infantil y recordar que esa parte de ti sigue viva en tu interior.

Aplicaciones gratuitas disponibles que pueden ayudarte a conectarte con tu espíritu infantil

Existen varias aplicaciones gratuitas disponibles que pueden ayudarte a conectarte con tu espíritu infantil y despertar la alegría y la creatividad en tu vida. A continuación, te mencionaré algunas opciones:

  • Happy Color: Esta aplicación de colorear para adultos ofrece una amplia variedad de dibujos para colorear. Puedes elegir entre una gran variedad de imágenes, desde paisajes hasta animales y mandalas. Colorear es una actividad relajante que te permite estimular tu creatividad y conectarte con tu niño/a interior.
  • Headspace: Aunque no está específicamente diseñada para conectarse con el espíritu infantil, Headspace es una aplicación de meditación y mindfulness que ofrece sesiones guiadas para reducir el estrés y cultivar la atención plena. Al dedicar tiempo a la meditación y la relajación, puedes calmar tu mente y conectar con una sensación de serenidad y alegría similar a la que experimentabas en la infancia.
  • LEGO Tower: Si solías disfrutar construyendo con bloques LEGO, esta aplicación te permitirá recrear esa experiencia en tu dispositivo móvil. Puedes construir y administrar tu propia torre LEGO, personalizar personajes y participar en desafíos divertidos. Es una forma entretenida de despertar tu creatividad y jugar como lo hacías cuando eras niño/a.
  • Happify: Esta aplicación está diseñada para promover la felicidad y el bienestar emocional. Ofrece una variedad de actividades interactivas y juegos basados en la ciencia del positivismo y la psicología positiva. Puedes explorar ejercicios de gratitud, fortalecer tus relaciones, trabajar en la resiliencia y cultivar emociones positivas.

Recuerda que aunque estas aplicaciones pueden ayudarte a reconectar con tu espíritu infantil, también es beneficioso dedicar tiempo a actividades fuera de la tecnología, como jugar al aire libre, leer libros que solías disfrutar o participar en actividades creativas y sociales con amigos y familiares. El objetivo principal es encontrar momentos para disfrutar, relajarte y dejar que tu espíritu infantil brille y regálate tiempo para meditar.

espíritu infantil
A medida que crecemos, llevamos con nosotros esos recuerdos y emociones, y continúan influyendo en nuestras acciones y decisiones.

¿Cuál es tu recuerdo más preciado de la infancia que te inspira a abrazar tu eterno espíritu infantil y vivir con alegría y valentía en cada etapa de la vida? Comparte tus experiencias y reflexiones con nosotros y contagia a otros con esa chispa de la niñez que llevas dentro. ¡Juntos, celebremos el poder transformador de nuestra infancia y inspiremos a otros a conectar con su propio niño/a interior! Gracias por leernos y feliz fin de semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Populares